Tribuna LibreA pesar de todo, AMLO-EZLN

Se han dicho tantas mentiras y verdades a medias reflejo de la ignorancia, del analfabetismo funcional, de incapacidades de explicar fundadamente el contexto nacional, de mala leche de algunos.
César Jorge Piñeda Geraldo2 semanas ago10812 min

Una de las grandes aprendizajes que he tenido ha sido no rendirle culto a ninguna personalidad política (particularmente a partir de de la caída del muro de Berlín y inmediatmente después de la campaña electoral presidencial del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano). Ante quienes se dicen “no soy de derecha” he guardado distancia para no tener decepciones. Así he sido con el EZLN/Subcomandante Marcos y Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, desde el pensamiento crítico (para no decir de izquierda, palabra escurridiza, despreciada, a menudo mal aplicada o falsamente enredada) he apoyado con mi voto crítico -y sin dar un cheque en blanco- a ambos por una razón personal: no veo en los últimos tiempos otras alternativas diferentes y mejores desde el campo democrático y de izquierda. Por lo tanto he considerado que a través de esos movimientos podemos avanzar hacia un México libre de explotación y de desigualdades.

En ocasión del 25 aniversario del EZLN y su crítica a los megaproyectos del capitalismo neoliberal se ha levantado polvareda dentro y fuera de las redes sociales, Se han dicho tantas mentiras y verdades a medias reflejo de la ignorancia, del analfabetismo funcional, de incapacidades de explicar fundadamente el contexto nacional, de mala leche de algunos.

He escuchado y leído burradas como el “EZLN tendrían derecho si fueran mexicanos pero son una bola de hondureños contratados por chupacabras”; el EZLN “es creación de los hermanos Salinas de Gortari”; “la hermana del Sub Marcos es del PRI” ergo Galeano también; el EZLN “es mantenido por el PRIAN”; “el EZLN está inactivo y no defiende los derechos humanos de los indígenas”; “el EZLN coincide con la derecha” porque no está de acuerdo con los megaproyectos capitalistas de AMLO; insinúan que el “cara de trapo” es autor o cómplice del asesinato de Colosio”; que el EZLN es la “otra cara del fascismo”, y así más hilera de estupideces han dicho los ignaros de la historia reciente.

En contraparte diría que muchos no han reconocido que el gobierno obradorista en lo fundamental está integrada principalmente por cuadros provenientes del empresariado y PRIAN, como lo recuerda Javier Hernández Alpízar https://goo.gl/kgUBpr: Alfonso Romo coordinador de gabinete y uno de los autores del Plan Alternativo de Nación, impulsor del modelo de desarrollo de Zonas Económicas Especiales que es depredador del medio ambiente y colonizador, amenaza con el despojo y el desplazamiento a comunidades urbanas, rurales, indígenas y especialmente a los estados más pobres (en lenguaje desarrollista y neoliberal “atrasados”) como Chiapas, Oaxaca y Guerrero.; Víctor Villalobos impulsor del modelo de desarrollo depredador, defensor de la Ley de Bioseguridad, aprobada en favor de empresas promotoras de transgénicos como Monsanto, Pionner y Syngenta; Esteban Moctezuma titular de la SEP, ex secretario de gobernación ydedesarrollo social de Zedillo, fue presidente de la fundación de TV Azteca y, anteriormente, parte de la contrainsurgencia antizapatista de Zedillo; Manuel Bartlett titular de la CFE, secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid Hurtado coautor de la “caída del sistema” para favorecer a Carlos Salinas de Gortari, entre otros. Claramente forman parte del sistema capitalista neoliberal aunque lo disfracen.

Ahora, pese a lo anterior sigo pensando que las izquierdas y movimientos sociales nos unificaramos y organicemos desde nuestros espacios donde vivimos y trabajamos, para defender todas las acciones gubernamentales que favorezcan los intereses populares, todos los avances de los derechos humanos simultáneamente concientizando e informando que la lucha es y debe ser anticapitalista para lograr a largo plazo una sociedad libre, autogestionaria y democrática.

Una tarea inmediata es la legítima resistencia de las comunidades y organizaciones indígenas que se oponen al despojo, la explotación, la represión y el desprecio racista del capitalismo neoliberal y patriarcal, incluso si ahora significa oponerse a megaproyectos impulsados por gobiernos de Morena. Y seguramente resistirán, aun si eso implica enfrentar las calumnias y linchamientos mediáticos de los seguidores más fanatizados de Obrador” (Hernández Alpísar Dixit).

Asimismo, pugnar porque se cumplan fehacientemente una diversidad de demandas históricas y promesas hechas en la campaña electoral presidencial como: los Acuerdos de San Andrés Larrráinzar incluyendo la autonomía de los pueblos indígenas y sus plenos derechos humanos; reforma a la Ley Minera y cumplimiento de las disposiciones constitucionales para que de una vez por todas el territorio nacional esté libre de minería tóxica; reforma a la reforma del Art. 3º. Constitucional y sus leyes secundarias que, en caso se opongan los del PRIANRD-MC que el magisterio reaviva la resistencia nacional; que conforme plazos todos los niños y jóvenes tengan educación básica, media superior y superior GRATUITA deveras; que en lugar de crear 100 universidades mejor se fortalezcan y amplien las universidades pública ya existentes (UNAM, IPN, UAM, COLMEX, UACM, estatales, Tecnológicos, etc.); que se lleve a cabo un verdadero rescate y apoyo financiero a todas las instituciones formadoras de docentes del país (normales rurales/urbanas, UPN y facultades pedagógicas); conforme los tratados internacionales (Convenio 169 de la OIT) y de la Constitución cconsultar realmente a los pueblos originarios y comunidades por donde se pretende llevar a cabo el proyecto Tren Maya; conforme lo adelantado recientemente por el presidente se garantice la salud pública, gratuita y de calidad para toda la población del país; a desburocratizar los sindicatos, a extirpar el charrismo sindical, a democratizarlo, eliminando el corporativismo de Estado; que la conformación de la Guardia Nacional no sea para más militarizar la vida pública ni para defender a los grandes capitalistas ni reprimir a las protestas sociales, sino para dar seguridad y defender a los ciudadanos de los barrios, colonias, municipios, comunidades; justicia y verdad para los 43 normalistas de Ayotzinapa; castigoa los corruptos, ni perdón ni olvido, entre otras.

Finalmente los invito a que seamos “siervos de la nación” pero cultamente, sin fanatismos de ninguna índole, ejerciendo la crítica fundamentada y aceptando la crítica propositiva, “descolonizados” política y teóricamente, sin culto a ninguna personalidad política por apreciable que sea, pensando en el hombre nuevo o Quijotescamente: libre de toda atadura esclavizante. Asumiendo siempre y ante cualquier adversidad presente y futura: Onlâcherien! (¡No nos rendiremos!).

Y mientras existan clases sociales y Estado opresor del color que sea que la digna rebeldía nunca se marchite.

(Posdata: Recomiendo los análisis de Javier Hernández Alpízar, Gilberto López y Rivas, Pablo González Casanova, Luis Hernández Navarro, Luis Javier Garrido, Juan Villoro, Víctor Toledo, Carlos Fazio, Carlos Montemayor, Ricardo Flores Magón, José Revueltas; intelectuales internacionales: Noam Chomsky, Osvaldo Jorge Bayer (QEPD reciente), José Saramago, Guillermo Almeyra, entre otros analistas y académicos reconocidos).

César Jorge Piñeda Geraldo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *