BabeliaOpiniónDoña Lencha Tinoco y sus ‘piensos’..

Doña Lencha Tinoco se está preparandose mentalmente para resentir menos el “trancazo” de los nuevos impuestos que habrán de aplicarse a partir de enero proximo, a la vez que hace cuentas para saber a cuanto va a dar los chicharrones con chile, los pepinos y las papas doradas fritas en manteca de puerco y bañadas con salsa valentina que vende afuera de la primaria de la colonia, claro, con el permiso de la directora del...
José Bedolla Pérezdiciembre 4, 2018556 min

Doña Lencha Tinoco se está preparandose mentalmente para resentir menos el “trancazo” de los nuevos impuestos que habrán de aplicarse a partir de enero proximo, a la vez que hace cuentas para saber a cuanto va a dar los chicharrones con chile, los pepinos y las papas doradas fritas en manteca de puerco y bañadas con salsa valentina que vende afuera de la primaria de la colonia, claro, con el permiso de la directora del plantel y de los padres de familia, con el único compromiso de aportar una cuota “voluntaria” para esa asociación, claro también, sin recibo alguno, actividad que viene relizando desde hace algunos años, apoyando de esa manera al sostenimiento de su hogar, pues su esposo el Toño, que es plomero y también albañil de media cuchara, solo a veces tiene chamba, y los cuatro chamacos que tienen, todos los días quieren comer, y quieren zapatos, y quieren uniformes, y en la escuela cada rato les piden cosas, ahora, hasta celular quiere el mas grande…

Doña Lencha, vive en una colonia popular y le “iba ” al pri, ahora dice que la tienen “muy decepcionada” y “muy enchilada” por lo de los impuestos, y que por lo pronto se “astenera” de votar…

Dice tambien que el gobierno ya ni la “chinga”, pero que “hay un dios” que castigara a todos los que abusan de los demás, y mas a los que traicionan…

Doña Lencha es gordita, bastante gordita, posiblemente porque le entra duro a los chicharrones que le quedan, y de que se hagan rancios y los tenga que tirar, pues mejor se los come, también es muy morena, de esas color de llanta, al grado que la pinche palomilla malora y méndiga del barrio, en lugar de referirse a ella como Lencha Tinoco, le dicen “ancho tinaco” o” Doña rotoplas”, pero solamente a escondidas porque saben que se enfurece y que los puede arrebatar a pedradas, igualmente se molestan mucho sus hijos “los tinaquitos”, razon por la cual seguido se pelean en la escuela y con los chamacos de los vecinos…

Ante las medidas que esta anunciando el gobierno para “disminuir el peso de los ciudadanos en procuración de mejorar la salud”, Doña Lencha señala -muy enojada- que ella “va a bajar de peso cuando le de la gana y no a huevo”, que a ella le gusta estar gordita, rellenita, porque así le gusta al Toño, y no flaca huesuda como Laura de América, que es de sus programas favoritos.

Dice tambien que con el aumento del iva a la gasolina, ya el Toño no podra invitarla a los tacos de carnitas de la Altamirano que es donde seguido “taquea” el senador gordito -aparte, porque no quiere encontrarselo- o con el Miguel el de los tacos del correo, donde se comía 5 tacos de surtida con doble tortilla con una coca bien helada “pa que amarre”; dice también, ya con la aviada de la plática, que cómo le irá a hacer el gobierno para que bajen de peso el Senador Barroso, la presidenta municipal y un diputado local del PRI, también bastante “volumoso” y todos los demás gordos que están en el gobierno y termina diciendo: “o todos coludos o todos rabones no?”

José Bedolla Pérez

Déjanos tu opinión

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *